Herramienta 2.2 – Una Guía de Referencia para el Modelo de Aula del Futuro

La Guía de Referencia para el Modelo de Aula del Futuro destaca las características principales en cada nivel y para cada una de las cinco dimensiones.

Tenga en cuenta estas importantes advertencias:

  1. El modelo no pretende ser una hoja de ruta prescriptiva (a diferencia del conocido modelo SAMR).  Su objetivo es provocar la reflexión y el debate y afianzar la creación de escenarios. Originalmente se le denominó modelo de “madurez”, pero eso implica la existencia de un momento de inmadurez y un punto final estático, mientras que la innovación y el desarrollo escolar son procesos constantes.
  2. La evolución no trata simplemente de cantidad, más de lo mismo (por ejemplo, un uso más frecuente de la tecnología, más docentes formados, más tecnología comprada), sino de calidad, que implica una ampliación y profundización de los enfoques. Un rendimiento del nivel 1-2 no es necesariamente un signo de insuficiencia. Por ejemplo, un pequeño estudio llevado a cabo en el Reino Unido mostró que los niños obtenían mejores resultados usando una versión de lápiz y papel de un programa de alfabetización en línea que utilizando la versión en línea del mismo. Se trata de la adecuación para un propósito específico y no es una cuestión de una disyuntiva.
  3. Es posible que algunos elementos no aparezcan en otros niveles, pero están marcados como parte del proceso de desarrollo del aula del futuro y para animar el debate, como por ejemplo el tema de las necesidades especiales, los niveles de competencia, el alcance de la colaboración entre alumnos, docentes, y centros educativos.
  4. La descripción de las capacidades y actividades del alumnado se refiere a un alumno típico (¡que no existe!); se ha de tener en cuenta todos los tipos de personalidades, capacidades y necesidades.

Propuesta de actividad para el taller

Si los participantes quieren trabajar más rápido, podrían omitir la autoevaluación y empezar con un debate acerca de los diferentes parámetros del modelo. Los participantes ya deben estar familiarizados con el documento antes de comenzar los debates. Durante la sesión, los participantes trabajan en grupos pequeños y cada uno indica tres prioridades del documento. Después habrá un debate para seleccionar las áreas más apropiadas y viables para innovar en el centro educativo.