El cambio metódologico y el Aula del Futuro del centro Vedruna Ripoll

La escuela Vedruna Ripoll es una escuela de 475 alumnos y 38 docentes. El centro acoge a alumnos de Jardín de Infancia (etapa no concertada) y Educación Infantil, Primaria y Secundaria (etapas concertadas). Concretamente, la escuela tiene una línea hasta 6º de Primaria y dos en la ESO y es el único centro concertado de 0 a 16 años de la comarca. El colegio fue fundado en 1860 y, desde entonces, acuden alumnos básicamente de Ripoll, pero también de otras localidades de la comarca; del total, aproximadamente un 20% son de los alrededores de Ripoll.

Nos gusta definirnos como un centro inclusivo, tenemos una dotación de Apoyos Intensivos para la Escolarización Inclusiva (SIEI) con 13 alumnos y el índice de alumnos con necesidades educativas especiales (NEE) se encuentra alrededor del 20%. Queremos ofrecer una educación de calidad, que posibilite la consecución de las competencias básicas y la consecución de la excelencia, en un contexto de equidad.

¿Por qué un Aula del Futuro en el centro?

La creación del aula del futuro ha ido ligada al cambio metodológico que estamos llevando a cabo a nivel de escuela. Apostamos por esta herramienta educativa para fomentar el trabajo en grupo y cooperativo, al mismo tiempo que incorporamos la tecnología digital.

Priorizamos el trabajo en Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP).

Esta adquisición de tecnología digital supone un nuevo recurso en el aula que permite las pedagogías ágiles  con kanvan, exposiciones, estrategias de pensamiento, etc.,  y el aprendizaje activo con gamificación, robótica, realidad aumentada o presentaciones. En definitiva, priorizamos el trabajo en Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP).

Imágenes de una actividad en el Aula del Futuro de la escuela Vedruna Ripoll.

Transformación del centro y el espacio

Trabajar de manera cooperativa y con ABP hizo necesario disponer de un espacio flexible que permitiera un lugar para hacer grabaciones, un lugar donde guardar todo el material de robótica y hacer debates, entre otros. Contar con este espacio nos llevó a dedicar un conjunto de aulas para poder realizar este trabajo, distribuyéndolas de acuerdo con los estándares del Aula de Futuro. Disponemos de cuatro espacios correlativos, equipados con mobiliario flexible y herramientas tecnológicas. Todo ello dispuesto para ser utilizado por los diferentes cursos de la etapa.

Trabajar de manera cooperativa y con ABP hizo necesario disponer de un espacio flexible que permitiera un lugar para hacer grabaciones, un lugar donde guardar todo el material de robótica y hacer debates.

El 80% de las horas del curso las hace el tutor. Esto facilita la interdisciplinariedad de los proyectos y la flexibilidad de los horarios. También procuramos que cada curso disponga de un 30% de las horas con dos maestros. De esta manera hacemos  posible que la educación sea más inclusiva. Ahora mismo, tenemos un amplio abanico de recursos tecnológicos (que hemos ido adquiriendo gradualmente) y Chromebooks para que todos los alumnos puedan trabajar individualmente.

Niños de la escuela trabajando en un proyecto colaborativo.

Formación y adaptación de las nuevas metodologías para emplear los espacios del AdF

Para el cambio que proponemos y queremos en nuestras aulas hace falta formación, para ello participamos en los cursos que nos ofrece el Departamento de Educación, o bien en las que se proponen  a nivel de nuestra institución, Vedruna. Pero es muy importante el trabajo que hacemos desde el propio claustro, la formación y la reflexión sobre los temas que vemos más necesarios: la programación, técnicas de trabajo cooperativo, cómo hacer ABP, hyperdocs, etc. Es muy importante crear la identidad del equipo docente y la línea de escuela.

Motivación de los alumnos e implicación de la comunidad educativa.

Aportamos enlaces a trabajos realizados por los alumnos: