Aula del Futuro online: Formando un EcoEjército

Terminamos la semana con una propuesta didáctica que ayudará a concienciar a los estudiantes de uno de los graves problemas de nuestro planeta: la contaminación, y como consecuencia el cambio climático. Partiendo de esta problemática, animaremos al alumnado a que se convierta en el principal protagonista del cambio, adoptando una serie de hábitos más respetuosos con el medio ambiente.

Esto se hará de la mano de Environmental Woman y Cochise. Dos personajes que explicarán a los estudiantes la importancia del problema y les invitarán a formar parte de la Aventura de salvar nuestro planeta, convirtiéndose en EcoHumanos de un EcoEjército. Para lograr formar parte de este ejército, el alumnado deberá ir superando una serie de misiones (actividades de aprendizaje) que les conducirán al Desafío final, donde deberá demostrar todo lo que ha aprendido.

Esta propuesta didáctica está pensada para 3º y 4º de Ed. Primaria, pero, adaptándola a las características y necesidades de cada grupo y curso, puede trabajarse en toda la etapa, debido a la importancia del tema que trata.

La propuesta, a modo de Itinerario de aprendizaje, está diseñada para trabajarla durante un trimestre del curso, debido al gran número de actividades y dinámicas que la forman. De manera que puede incorporarse como un Proyecto trimestral o pueden seleccionarse aquellas dinámicas que más nos interesen como maestros. Además, aunque el tema central es propio de la asignatura de Ciencias Naturales, puede trabajarse desde distintas asignaturas, debido a la transversalidad y el enfoque globalizado que caracteriza la propuesta, tratando aspectos de Matemáticas, Lengua castellana y Literatura, Música y Plástica.

Todas las actividades que se proponen pueden realizarse en pequeños grupos en el aula, o de manera individual fuera de la misma. De esta manera, pueden ser utilizadas como recursos en estos tiempos donde el contacto entre profesores y estudiantes es muy limitado.

En el caso de llevarlo a cabo en el Aula del Futuro, se emplearán principalmente las Zonas Presenta,  Investiga, Desarrolla, Interactúa y Crea.

Misión 1: Identificamos el problema

En esta primera misión vamos a tratar el principal problema que ocasionan nuestras acciones en el medio ambiente: el cambio climático. Seguro que los estudiantes han escuchado alguna vez hablar de ello. Por eso, comenzaremos tanteando los conocimientos que poseen, realizando una lluvia de ideas sobre qué es este fenómeno, las consecuencias que tiene, cómo influyen nuestras acciones y qué podemos hacer para frenarlo.

Una vez realizada la lluvia de ideas, se profundizará más en estas cuestiones. Para ello, proyectaremos un vídeo que explique de manera visual estos aspectos.  A los más mayores podemos proponerles una búsqueda de información, bien de forma libre o proporcionándoles algunas web de referencia.

Una vez que se ha visualizado el vídeo, o se ha efectuado la búsqueda de información, el alumnado deberá responder un cuestionario a modo de juego, con el que comprobaremos la comprensión de los contenidos.

Misión 2: ¿Cómo de contaminante es…?

Una vez conocido el efecto invernadero y sus principales causas, ¡tenemos que empezar a trabajar para combatirlo! Para ello, debemos incorporar en nuestra vida algunos hábitos más saludables y con los que respetemos el medio ambiente.

En esta misión vamos a comprobar la cantidad de gases contaminantes que se emiten a la atmósfera cada día que acudimos a la escuela utilizando el transporte. Comenzaremos la actividad con un pequeño coloquio donde los estudiantes nos contarán cómo acuden cada día a la escuela. Mediante el coloquio tomaremos conciencia de que la mayoría del alumnado acude a la escuela en un medio de transporte contaminante, ¿pero, ¿cómo de contaminante es exactamente?

Entregaremos al estudiante una ficha que deberá completar y que será el punto de partida de la dinámica. En ella, indicarán el medio de transporte que utilizan para ir a la escuela y cuánto tiempo tardan. Así mismo, utilizando un dispositivo móvil, deberán buscar la ruta desde sus casas a la escuela en Google Maps y anotar qué distancia separa ambos sitios.

Una vez completada esta ficha, cada alumno deberá calcular las emisiones de gases CO2 que emiten cada día en este trayecto. Para calcular estas emisiones, proporcionaremos a los estudiantes una tabla de datos.  Una vez que han hecho sus cálculos, podemos darles la oportunidad de que comprueben el resultado con una calculadora.

Después, cada alumno compartirá los resultados con sus compañeros, mediante una dinámica de gran grupo. En ella, el maestro irá anotando las emisiones de cada estudiante, para sumarlas todas y ver a simple vista la gran cantidad de emisiones que producimos.

Por último, propondremos al alumnado que elija un medio de transporte menos contaminante (bicicleta, patinete, andar, o incluso transporte público en el caso de que suelan emplear transporte privado) que utilizarán para acudir a la escuela durante una semana. Si esto no es posible, les animaremos a que lo utilicen en otros trayectos que hacen a diario (supermercado, parque, casa de un familiar, etc.).

Después de una semana, los estudiantes reflexionarán sobre el cambio que han introducido en sus hábitos diarios y tomarán conciencia de cómo se han sentido, de las ventajas y los inconvenientes que han encontrado e indicarán si ese cambio lo incorporarán a partir de ahora en su día a día. Esta reflexión puede compartirse posteriormente en gran grupo.

Misión 3: ¿Qué te parece si ahorramos energía?

El alumnado ya ha tomado conciencia de la cantidad de gases contaminantes que producimos cuando nos transportamos de un lugar a otro, y que todos estos gases son expulsados a la atmósfera contaminando nuestro planeta. Pero… no es la única manera en la que contaminamos. ¡Malgastando energía también perjudicamos nuestro planeta!

Por ello, en esta tercera misión, los estudiantes tomarán conciencia de la importancia que tiene ahorrar energía.

Comenzaremos identificando aquellas cosas que forman parte de nuestra vida cotidiana, que utilizamos a diario y que gastan mucha energía.  Para ello, los alumnos, por grupos, darán una vuelta por la escuela y pegarán una pegatina en aquellas cosas que consumen energía, anotándolas en una lista. En el caso de que esta actividad no pueda desarrollarse en la escuela, podemos proponer a los estudiantes que hagan lo mismo en sus casas. Después, leeremos un cuento con el que tomarán conciencia del gran consumo energético que suponen actos tan cotidianos como encender una luz a través de la protagonista de la historia: la Bombilla Voltio.

Una vez que los alumnos han leído el cuento y se han dado cuenta de las repercusiones de algunas de sus acciones en su vida, retomarán la lista de cosas que apuntaron durante el recorrido por el colegio o por sus casas. Al lado de estas cosas, los estudiantes deberán anotar cómo utilizarlas ahorrando energía. Para ello utilizarán las siguientes palabras: apagar, bajar, caminar, aprovechar.

Después, harán otra vez el recorrido por la escuela o sus casas, y al lado de las pegatinas que habían pegado antes, pegarán otras nuevas en las que se indique qué hacer para ahorrar energía. Así, cada vez que vayan a esa zona, recordarán qué hacer para reducir el consumo energético.

Misión 4: Di adiós a los plásticos

Otro aspecto importante para cuidar nuestro medio ambiente es la reducción del consumo de plásticos, sobre todos aquellos de “un solo uso”, ya que son muy contaminantes y tardan muchos años en degradarse. Algunos de los principales ecosistemas que se ven afectados por el consumo de plástico son los marinos, causando grandes pérdidas de biodiversidad.

En esta misión, los estudiantes tomarán conciencia de la importancia de reducir el uso de plásticos, como una acción esencial para hacer de nuestro planeta, la Tierra, un lugar más sostenible.

Comenzaremos a concienciarles sobre esta problemática a través de la lectura de un cuento, cuyas protagonistas, las hermanas Wijsen, se sumergen en la aventura de limpiar la Isla en la que viven de plásticos. Una vez leída la historia, podemos formular al alumnado algunas preguntas para comprobar su comprensión, y así iniciar un coloquio sobre cómo afectan los plásticos a los océanos y a los animales que viven en ellos.

A continuación, mostraremos a los estudiantes unas imágenes en las que observarán la presencia de plásticos en los fondos de los océanos y las consecuencias para la biodiversidad. A partir de estas imágenes, se iniciará un debate/reflexión sobre ellas. Esta dinámica se puede llevar a cabo en gran grupo, organizando los turnos de palabra, y si no es posible, se puede realizar de forma individual en papel. También está la posibilidad de hacerla por videoconferencia, o incluso a través de un foro.

Para poner fin a esta problemática, debemos incorporar en  nuestra vida nuevos hábitos. Por ello, comenzaremos proponiendo al alumnado que anote la cantidad de plásticos que utilizan durante una semana, y en qué emplean ese plástico.

Pasada esa semana, haremos una puesta en común y nos comprometeremos a reducir ese consumo de plástico comenzando nuestra “Semana sin plástico”. De esta manera, comprobaremos que reducir el consumo de plástico, o reutilizar aquel que usamos es algo sencillo que podemos incorporar sin gran esfuerzo a nuestra vida cotidiana.

Terminaremos la misión mostrando a los estudiantes una infografía sobre la cantidad de años que tardan en degradarse algunos objetos de plástico. Así, estos terminarán de concienciarse del gran impacto de este material en la naturaleza. Además, la información de esta infografía les será muy útil en el Desafío Final.

Misión 5: Un recurso muy valioso

El alumnado ya ha tomado conciencia de la gran cantidad de plásticos presentes en los océanos… ¿Pero qué pasa con el agua que bebemos o que utilizamos para cocinar? ¿Podemos utilizar toda el agua que queramos cuando nos duchamos? ¿El agua que se consume es igual en todos los países del mundo?

En esta misión, los estudiantes aprenderán a cuidar este preciado y limitado recurso natural necesario para vivir. Para ello, comenzaremos mostrando a los alumnos, a través de un vídeo, la dificultad que tienen en algunos países del mundo para acceder a este recurso primordial, y cuando acceden a ella, las malas condiciones en las que se encuentra. Además, observarán lo que deben hacer para conseguir esta agua, ya que no lo tienen al alcance de la mano como nosotros. Así, compararán la situación en otros países con la de nuestro país y comenzarán a valorar más este recurso, y como consecuencia, a cuidarlo más.

Después, los estudiantes se pondrán “en los zapatos” de los niños de estos países a través de una dinámica, donde, por un día, vivirán la vida de estos niños, y por tanto deberán pensar qué hacer para ahorrar agua según las condiciones del lugar donde viven cada uno de ellos.

Dividiremos al alumnado por grupos. Y a cada grupo le tocará ponerse en el lugar de un niño que vive en una parte del mundo determinada. Les diremos la cantidad de agua de la que disponen cada día, para realizar diversas actividades cotidianas y deberán repartir esta agua durante el día. Además, les surgirá un imprevisto, para el que tendrán que emplear agua. En este caso, ¿cómo reducirán el consumo de agua en el resto de actividades? ¿Qué harían?

Una vez que los estudiantes han completado la dinámica en pequeños grupos, el trabajo se compartirá en gran grupo. Cada grupo presentará su personaje y las condiciones que este tenía, así como la manera en la que han repartido el agua y han hecho frente a las dificultades.

Una vez que han intervenido todos los grupos, se pueden plantear algunas cuestiones que sirvan de reflexión global: ¿Qué diferencias habéis observado en los diferentes países en cuanto a la cantidad de agua y la forma de obtenerla? ¿Qué diferencias observáis con la forma en la que nosotros obtenemos el agua? ¿Creéis que podéis ahorrar agua en las actividades de vuestra vida cotidiana? ¿Cómo y en qué?

Por último, con todo lo que han aprendido, los alumnos crearán una canción sobre cómo ahorrar agua, que se convertirá en su lema para tener siempre presente la importancia de cuidar este recurso natural tan importante.

Misión 6: 1,2,3… hasta 8 eRRes

En esta última misión, antes del desafío final, el alumnado aprenderá la importancia de reciclar los residuos que se generan diariamente, como una forma más de cuidar nuestro medio ambiente.

Para ello, comenzaremos mostrando un vídeo, donde los protagonistas descubren la importancia de reciclar y de colocar cada residuo en su contenedor correspondiente.

A continuación, comprobaremos si los estudiantes han aprendido en qué contenedor deben depositar cada residuo mediante el juego “Memory”.

Después, retomaremos la tradicional regla de las 3R, pero esta vez, de las 8R, que mostraremos a través de una infografía. Cada grupo representará una de las R con un dibujo que les recuerde lo que significa, para crear un mural que se colgará en clase para no olvidar nunca la importancia de reciclar.

Por último, haciendo uso de la Reutilización de residuos, mostraremos al alumnado The Bottle Village, que les servirá de inspiración para hacer su propia creación con materiales reutilizados.

Desafío final: ¿Estás preparado para ser un EcoHumano?

En este desafío pondrán en juego todos los conocimientos que han aprendido, así como los hábitos que deben haber ido adquiriendo. Si lo superan, recibirán el Decálogo del buen EcoHumano, y una acreditación que les reconocerá como parte del EcoEjército y lo que es más importante…. Habrán ayudado a hacer de nuestro planeta un lugar mejor y estarán capacitados para reclutar nuevos EcoHumanos que continúen con la misión.

Para ello, deberán resolver las distintas pruebas del Breakout poniendo en práctica lo que han aprendido durante las distintas misiones, así como su ingenio.

 

 

En cuanto a la evaluación de las distintas actividades del Proyecto, se valorará principalmente la participación de los estudiantes, su actitud, así como su predisposición hacia el cambio, ya que el objetivo del proyecto es provocar la reflexión y un cambio en los hábitos cotidianos para generar nuevas actitudes más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente. Todo esto se llevará a cabo a través de la observación. No obstante, se valorarán otros aspectos como la expresión oral y escrita, así como la ortografía en las reflexiones personales que hagan; las estrategias matemáticas que emplean; la creatividad y originalidad en las producciones plásticas, entre otros aspectos. De  manera que se trata de un proyecto muy versátil que puede ser evaluado y desarrollado desde las distintas áreas del currículo.

 

En definitiva, si quieres salvar el Planeta, ¡súmate a esta experiencia educativa!

 

Aquí te dejamos todo lo que necesitas para llevar a cabo este proyecto con tu alumnado: las situaciones de aprendizaje y las actividades de aprendizaje del Aula del Futuro.